Wednesday, May 17, 2006

Relaciones Individuales del Trabajo

Hola a todos: la idea de este weblog es introducirnos en alguna de las temáticas más complejas de esta materia, realizando una breve síntesis para abordar un tópico determinado, intentando en primer término explicar la intención del legislador al preveer ciertos aspectos de las relaciones individuales del trabajo, buscando en segundo término aclarar los supuestos previstos por medio de ejemplos cotidianos y por último, procurando arrimar decisiones jurisprudenciales que nos ilustren sobre la interpretación de nuestros jueces de las normas estudiadas.
A riesgo de resultar redundante, es preciso recordar en cada supuesto que repasamos que tanto el legislador, como los distintos operadores del derecho, debemos ilustrar cualquier estudio, análisis de situación e interpretación de las normas por los Principios General del Derecho del Trabajo, que caracterizan a esta rama del Derecho como autónoma.
Por ello, quedan invitados a repasar los Principios Protectorio, de Irrenunciabilidad y de Indemnidad para abordar algunos de los temas que se proponen.

Tuesday, May 16, 2006

Cuestiones de solidaridad en los contratos de trabajo

CONTRATACION Y SOLIDARIDAD

Este es sin lugar a dudas, uno de los temas más complejos que se plantean al estudiar las relaciones individuales de trabajo, de allí que resulta útil realizar un breve resumen de las posibilidades que la LCT prevé para resolver cuestiones relativas a la caracterización del tomador de trabajadores y la relación de estos últimos con quien directamente utiliza sus servicios y de la de los trabajadores con quienes en definitiva se benefician con su prestación.
Ello sentado, corresponde determinar la responsabilidad ante el trabajador tanto del empleador directo como de la empresa principal.

Así, partamos de la idea de que una empresa, puede asumir la dirección del proceso productivo en FORMA DIRECTA, o puede SEGMENTAR dicho proceso y otros servicios complementarios para sus fines, mediante contrataciones con otras empresas.

En el caso de la FORMA DIRECTA, no siempre la contratación de los trabajadores se realiza en forma directa, porque a veces se buscan SUJETOS INTERPUESTOS (empleados de la misma empresa) y otras veces se buscan OTRAS EMPRESAS o INDIVIDUOS que facilitan la mano de obra de la que se vale el empresario principal.
En cualquiera de los casos de interposición del dependiente o de terceros en la provisión de mano de obra, la titularidad de los contratos de trabajo es asumida por el beneficiario de los servicios, amén de la responsabilidad solidaria del sujeto interpuesto.

En los casos en que la empresa SEGREGA ARTIFICIOSAMENTE el proceso productivo, QUIEBRA LA UNIDAD DE SU ORGANIZACIÓN y DISTRIBUYE entre otros empresarios funciones que le son propias la relación de trabajo se traba con la empresa contratista o subcontratista y el empresario principal queda FUERA de la órbita de dichos contratos, pero ASUME la responsabilidad solidaria por los incumplimientos en que puedan incurrir dichos contratista o subcontratistas, tanto con los trabajadores como con otros organismos.

En los casos de CONJUNTO DE EMPRESAS (CONJUNTO ECONOMICO), el que efectúa la contratación o una empresa filial de una multinacional, es la que aparece como RESPONSABLE de las contrataciones de trabajadores, y se atribuye RESPONSABILIDAD al grupo económico o a la empresa matriz en forma directa (en tanto son unidades económicas de producción que se dividen a efectos de una mejor organización de sus actividades o por razones fiscales o de otra naturaleza, como parte de una estrategia empresarial.

De este modo la ley cierra un círculo de protección que confirma la regla de indemnidad, ya que por un lado pone la titularidad del contrato en cabeza de quien es el verdadero sujeto y traslada al intermediario la responsabilidad solidaria y por el otro reconoce la titularidad en quien es el empleador directo pero involucra en las responsabilidades mencionadas al empresario principal en la inteligencia de que la empresa implica una responsabilidad de organización y de realización y que el derecho del trabajo no puede admitir empresas de fachada. Así si por algún artilugio contractual la realización de los fines de una empresa se fragmenta a través de diversas empresas, se declara la solidaridad en tanto el conjunto de obras y servicios encomendados a terceros compone la empresa y de ahí la responsabilidad del empresario principal.

INTERPOSICION DEL EMPLEADO:
PRINCIPIO GENERAL cuando el dependiente efectúa una contratación laboral a nombre propio pero para beneficio y utilización de trabajo por parte de quien es su empleador es este último quien asume la titularidad de la contratación respectiva, trasladándose a su órbita todos los riesgos inherentes al C.T.
(ver art. 28 L.C.T.)
Aquí se analiza el caso de quien carece de empresa y paga a los trabajadores con fondos que recibe del principal quien asimismo le provee los materiales y las herramientas y está sujeto a indicaciones del personal técnico de dicho empresario.
Una situación de este tipo se resuelve a partir de de la norma del art. 23 de la L.C.T. según la cual se presume la existencia de contrato de trabajo aun cuando se utilicen figuras no laborales para tipificarlo si por las circunstancias no puede calificarse de empresario a quien presta el servicio.
Un aspecto fundamental en el que se repara se la solvencia del contratista. (autonomía financiera, establecimiento y herramientas propias, tenencia de libros laborales y de comercio, etc.)
Se tiene en cuenta si ha habido una real contratación y si el contratista es un verdadero empresario o un mero intermediario para la obtención y pago de la mano de obra sin asumir riesgos efectivos.
La carga de la prueba de la existencia de un falso contratista corresponde a quien la alega.

OTRO CASO DE EMPLEADOR APARENTE:
Un empresario contrata trabajadores para que se desempeñen en otra empresa. En estos supuestos, el empresario principal asume la condición de verdadero empleador sin desobligar al empresario intermediario (art. 29 primer y segundo párrafo)

El art. 29 en su primer y segundo párrafo, prevé el caso del contratista de mano de obra que suministra trabajadores a otras empresas USUARIAS. Estos trabajadores se consideran empleados directos de quien utiliza su prestación.
Así, AMBAS EMPRESAS, SUMINISTRADORA y USUARIA, son solidariamente responsables de todas las obligaciones emergentes de las normas laborales y de la seguridad social.

ART. 40 DE LA LEY 25.877 establece que las cooperativas de trabajo no podrán actuar como empresa de provisión de servicios eventuales, ni de temporada, ni de cualquier otro modo de brindar servicios propios de las agencias de colocación


AGENCIAS DE COLOCACION (con fines de lucro) disponen de personal, anotado a la espera de los pedidos que efectúen los empleadores generalmente para puestos de baja calificación profesional. Estas agencias se encuentran oprohibidas, lo que no significa que los contratos de trabajo celebren los empresarios con el personal respectivo adolezcan de vicio alguno 8LEY 13.591 que fue declarada constitucional por tender al saneamiento del mercado de trabajo y a la tutela de las partes contratantes especialmente de trabajadores evitando posibles fraudes que los perjudiquen.

AGENCIAS DE SELECCIÓN DE PERSONAL:
No deben confundirse las agencias de colocación con aquellas otras que seleccionan personal para las empresas que lo requieran En estas últimas quien selecciona al personal sustituye al empleador mediante acuerdo previo en la búsqueda del personal idóneo para un empleo determinado y el servicio comprometido es la búsqueda de un empleado que se adapte a las exigencias del cargo, a quien se le pueden realizar exámenes previos y exigírseles antecedentes determinados.
La agencia entonces cumple una función auxiliar y actúa en negocio propio. De ahí que el proceso de selección no origine responsabilidad alguna para el empresario respecto del trabajador descargado.

EMPRESAS EVENTUALES

El último párrafo del art. 29, fue agregado por el art. 75 de la LNE, que autoriza el funcionamiento de empresas de servicios eventuales (suministradoras de mano de obra) limitando tal actividad a la provisión de mano de obra para trabajo eventual.

Entre una prohibición absoluta y un funcionamiento sin limitación, se optó así por un sistema reglamentado y con restricciones.
Art. 2 del Dec. 342/92 ESE "la entidad que constituida como persona jurídica tiene por objeto exclusivo poner a disposición de terceras personas (usuarias) a personal industrial, administrativo, técnico o profesional, para cumplir en forma temporaria, servicios extraordinarios determinados de antemano o exigencias extraordinarias determinados de antemano o exigencias extraordinarias y transitorias de la empresa, explotación o establecimiento, toda vez que no pueda preverse un plazo cierto para la finalización del contrato"

Deben estar habilitadas por el Ministerio, y obtener su inscripción en el Registro de Empresas de Servicios Eventuales.
Obligación de caucionar en dinero o valores
Obligación de prestar una fianza o garantía real
Son obligaciones para asegurar la solvencia frente a trabajadores y el sistema de seguridad social.

E.S.E. dos tipos de trabajadores: 1) los que se desempeñan en su sede, filiales, agencias y oficinas = CONTRATO DE TRABAJO PERMANTENTE CONTINUO
2) los que contrata para prestar servicios en las empresas usuarias = CONTRATO DE TRABAJO PERMANTE DISCONTINUO

Entonces, habrá períodos de actividad laboral y períodos de inactividad (no pueden superar 60 días corridos o 120 alternados en un año aniversario)
Durante los períodos de inactividad por imposibilidad de destinarlo a una misión acorde con categoría y especialidad para la que fue contratado, CESA EL DEBER DE OCUPACION y NO PERCIBE REMUNERACION.(Cuando se exceden, renace el derecho a remuneración en tanto no haga uso del derecho de rescindir el contrato de trabajo)

NUEVOS DESTINOS LABORALES: 1) sin menoscabo de los derechos correspondientes al trabajador (categoría laboral y especialidad aunque sea en otra actividad o convenio colectivo) 2) puede variar el horario no obligando a aceptar trabajo nocturno o insalubre en la medida que no lo haya aceptado anteriormente 3) notificar al trabajador el nuevo destino con intervención de la autoridad administrativa, por tc o cd informando nombre y domicilio de la usuaria, categoría, remuneración y horario de trabajo

DESPIDO INDIRECTO
1) si se le pretende asignar un destino laboral en menoscabo de la categoría laboral o especialidad en la que fue contratado.
2) Si se le pretende asignar una jornada de t. Nocturno o insalubre cuando no lo aceptó antes.
3) Se se le prende asignar un nuevo destino laboral fuera del radio de 30 km de su domicilio
4) Si se excedió plazo máximo sin que se le hubiera dado nuevo destino.
El trabajador deberá intimar previamente a la E.S.E. para que cese la conducta incumplidora.

ABANDONO DE TRABAJO
Cuando se le asignó nuevo destino y el trabajador no retomó las tareas en el término de 48 horas, la E.S.E. puede denunciar el C.T. por la causal del 244 LCT.
ANTIGÜEDAD:
La de los períodos de prestación.

EMPRESA USUARIA: responsable solidariamente con la E.S.E. por las obligaciones laborales con el trabajador eventual. Así es codeudora de todas las obligaciones laborales frente al trabajdor, y a las que éste puede demandar en cuanto al cumplimiento de la totalidad del objeto debido (699 CC)

DEBER DE RETENCION. De los pagos que la usuaria hace a la ESE debe retener aportes y contribuciones a los organismos de seguridad social y depositarlos en término. Si no retiene, es responsable en forma directa por los depósitos omitidos.
DEBER DE ENTREGAR EL COMPROBANTE DE RETENCION: a la E.S.E. Si la E.S.E. no lo recibe: informa a la ANSES.. Dentro de los cinco días bajo apercibimiento de penalidad.


CONTRATACIONES Y SUBCONTRATACION DE OBRAS Y SERVICIOS: SOLIDARIDAD

La disposición que establece la responsabilidad solidaria del empresario principal por las obligaciones laborales de su contratista supone contratos de empresa a empresa y no una mera interposición fraudulenta de personas en cuyo caso la responsabilidad del empresario principal lo es a título de empleador.
En algunos caso, el empresario por necesidades de su propia organización, contrata obras o servicios con un tercero que permanece ajeno a la empresa, y nose vincula al personal de ésta que traba una relación de trabajo directa con el contratista. En dicho supuesto, los auxiliares entran en la esfera de mando de otro -CONTRATISTA_ poseedor de una organización autónoma, que realiza las obras encomendadas con medios propios. El contratista puede ejecutar obras sin relación directa con la actividad del empresario principal, completarla o constituirse en el medio de que se valga dicho empresario para la explotación de su industria o comercio, o de alguna de sus ramas.
Esta última posibilidad, ha sido concebida en la L.C.T. como fuente de responsabilidad del empresario principal hacia los dependientes del contratista o subcontratista, por las obligaciones laborales de éste. De tal modo la RESPONSABILIDAD se EXTIENDE A TODAS LAS OBLIGACIONES LABORALES Y DE LA SEGURIDAD SOCIAL, es OBJETIVA, e INDEPENDIENTE de la conducta del empleador en la contratación (SIMULACION O DOLO).

El contratista del art. 30 de la L.C.T. realiza una actividad que consiste en producir bienes y servicios en nombre y por cuenta propia, esto es, posee carácter empresarial, con la particularidad de no ingresar al mercado los bienes resultantes (obras o servicios). Estos bienes acceden a la esfera generalmente también empresarial del sujeto que se beneficia mediante un precio estipulado en el contrato. Análoga situación se da en las relaciones entre los contratistas y los subcontratistas. Se habla entonces de intermediario mentando la existencia entre medio de los trabajadores que han contribuido al resultado final y quien en definitiva se benefició con la actividad de ellos, de uno o varios sujetos empleadores que pueden ser contratistas o subcontratistas a quienes la ley reconoce como tales, en su auténtica función y les adiciona a sus responsabilidades la solidaridad del comitente.

SUJETOS ALCANZADOS POR LA RESPONSABILIDAD:
Esta responsabilidad solidaria contempla a cesionarios, contratistas o subcontratistas auténticos y no a hombres de paja o seudoempleadores (art. 29). De manera que la responsabilidad solidaria del art. 30 de la L.C.T. se configura en presencia de una cesión, contratación o subcontratación con empresas reales.

A diferencia de la intermediación fraudulenta, en estos casos la responsabilidad emana de la conducta del empresario principal, por lo que se debe buscar la "ratio legis" en el propósito de mantener un orden justo e integra dicha concepción que quien obtiene el provecho de una cosa, soporte la consiguiente carga cuando razonablemente ello pueda ser exigido de acuerdo con la naturaleza de la actividad de que se trata. Así, cuando el contratista desarrolla total o parcialmente la industria o comercio del empresario principal, está inserto en la normal estructura empresaria y cumple, por lo común, una función que técnicamente podía ser exigible a quien le ha encomendado la obra de ahí que se establezca la responsabilidad del empresario principal ante la sola posibilidad de que obtenga un beneficio por la tarea ajena, sin qu´esta sea retribuida por insolvencia del contratista o subcontratista.
Esta responsabilidad, nace entonces aún por el desarrollo de su propia actividad lícita y se basa en el principio de que quien obtiene utilidades de un determinado comercio o industria debe estar obligado a soportar los riesgos que por ello se originen dentro de los cuales se involucran los que resulente del incumplimiento de las obligaciones laborales por parte de los contratistas o subcontratistas.

Pero hay que tener en cuenta que si existe una intermediación fraudulenta el trabajador puede optar por la invocación de esta última norma si por razones de comodidad o posibilidad probatoria le resulte más conveniente.

Precisiones: la responsabilidad que se consagra se reserva a aquellos que realicen su actividad total o parcialmente por intermedio de contratistas o subcontratistas.
Se entiende para Etala como actividad normal y específica la que es habitual y permanente del establecimiento o sea la relacionada con la unidad técnica o de ejecución destinada al logro de los fines de la empresa. Es la referida al proceso normal de producción de bienes o servicios debiendo en consecuencia descartarse la que es accidental, accesoria o concurrente.
Lo que es ESPECIFICO del establecimiento resulta a la vez NORMAL en su desenvolvimiento.
Inversamente, otras actividades pueden ser NORMALES en el establecimiento por su persistencia y reiteración en el tiempo, pero no hacer a su ACTIVIDAD ESPECIFICA.
Lo indudable es que lo NORMAL Y ESPECIFICO del establecimiento se halla involucrado en la norma.
En cambio aquello que no es lo uno ni lo otro, ejemplo lo que es ACCIDENTAL queda fuera de la norma

INTERROGANTE CIERTAS ACTIVIDADES QUE RESULTANDO DE LA EJECUCIÓN NORMAL EN EL GIRO DEL ESTABLECIMIENTO, DEVIENEN AJENAS a la especificidad de su finalidad productiva; la cuestión puede revestir importancia en algunas tareas que parecen accesorias respecto del fin específico pero que se integran en la operación normal del establecimiento como por ejemplo las tareas de manutención de maquinarias y equipos.

INTERPRETACION RESTRICTIVA DESDE RODRIGUEZ

CARACTERES DE LA SOLIDARIDAD:

1) pasiva, referida a obligaciones en la que el dependiente resulta acreedor.
2) Los deudores solidarios no tienen un interés común: UNO DE ELLOS: EL CONTRATISTA es el obligado DIRECTO y el otro EL EMPRESARIO PRINCIPAL, se ve sujeto a responsabilidad solidaria en virtud del vínculo que mantiene con el primero y que los convierte en beneficiarios directos de la tarea efectivamente cumplida.
3) Abarca solo las obligaciones contraidas durante el la duración de la obra o servicio de que se trate.
4) Sólo se da en casos de contrataciones con empresas reales (sino fraude)
5) No aplicables a reclamos fundados en 1109 y 1113.

ACLARACION: la doctrina predominante en cuanto a la solidaridad relativa al art.. 30 de la L.C.T. hasta el FALLO PLENARIO 309 era la de la solidaridad impropia, de manera tal que resultaba siempre aconsejable, demandar -y obtener primeramente una condena contra el empleador principal- para acudir al régimen de solidaridad.

Sunday, April 16, 2006

Gastronómicos- Supuestos de Solidaridad

SOLIDARIDAD. ART. 30 LCT.
SERVICIOS GASTRONÓMICOS.

Local de apuestas hípicas.
La actividad normal y específica de una empresa es la habitual y permanente del establecimiento, o sea la relacionada con la unidad técnica de ejecución destinada al logro de los fines de dicha empresa; es la referida al proceso normal de fabricación, debiendo destacarse la actividad accidental, accesoria o concurrente. Vale decir que la actividad secundaria, aunque haga a la actividad permanente y habitual del establecimiento, no genera la responsabilidad solidaria consagrada en el art. 30 de la LCT. La actividad del subcontratista, que en este caso se trataba del servicio gastronómico en un predio donde se realizaban apuestas a carreras de caballos, si bien resulta coadyuvante a la del empresario `principal, no resulta suficiente para autorizar la aplicación del art. 30 de la LCT.
CNAT Sala I Expte nº 24744/96 sent. 77712 23/5/01 "Alvarez, Demetrio c/ American Green SA y otro s/ despido" (V.- P.-)

Venta de bebidas en estadio de fútbol.
En principio no corresponde aplicar la solidaridad contemplada en el art. 30 LCT para la actividad secundaria aunque haga a la actividad permanente y habitual del establecimiento en la inteligencia de que la contratación y subcontratación lo sea con empresas reales y no sea un vulgar fraude a la ley. En el caso si bien la co demandada Club Atlético Boca Juniors contrató o subcontrató el servicio de venta de bebidas gaseosas durante los partidos de fútbol, no se trata de una actividad accesoria que fuere coadyuvante y necesaria para sus fines principales, por lo que n puede extenderse la responsabilidad en los términos del art. 30 ya mencionado.
CNAT Sala I Expte nº 9848/97 sent. 78412 22/8/01 "Ferreira, Ricardo c/ Buenos Aires Magic SRL y otros s/ despido" (P.- V.-)

Restaurante del Centro de Ingenieros.
El Centro Argentino de Ingenieros es una asociación civil que agrupa a profesionales, sin que en la causa se haya desmostrado concretamente que su actividad esté referida o subsidiariamente determinada por la actividad gastronómica que, mediante concesión, se despliega en su sede, ya que suprimida ésta, no se verían alterados los fines y propósitos de la entidad ni los derechos de los socios. Por ello debe considerarse que no integra la actividad normal y específica de dicha institución. Bien puede considerarse una actividad accesoria o coadyuvante, pero eso no significa que esté incluida dentro del art. 30 LCT de acuerdo al texto vigente al momento de los hechos debatidos.
CNAT Sala I Expte nº 12183/00 sent. 79778 30/8/02 "Dani Sansugaro, Ruben c/ Centro Argentino de Ingenieros y otros s/ despido" (V.- P.-)

El restaurante que funciona dentro de las dependencias del Centro Argentino de Ingenieros, y que se encuentra concesionado a un tercero, brindaba almuerzos, cenas, servicios de lunch y servicios gastronómicos en eventos programados por la institución. Dichas actividades resultan esenciales para el cumplimiento de los fines sociales y culturales que caben considerar primordiales en la demandada, dado que brindan el marco adecuado para fomentar la interrelación entre los socios y, en general, entre las personas que intervengan en las actividades organizadas y llevadas a cabo por dicho Centro. Para más, en el caso los precios de los diferentes servicios, así como los menúes como sus modificaciones debían ser aprobados por el concedente, estableciendo el mismo las condiciones del personal que allí se desempeñaba, los horarios de los servicios etc. Por ello, corresponde, en este caso la aplicación de la solidaridad establecida en el art. 30 LCT.
CNAT Sala III Expte nº 1481/00 sent. 82500 20/7/01 "Porley, Orfilio c/ Centro Argentino de Ingenieros y otros s/ despido" (G.- E.-)

El Centro Argentino de Ingenieros es una entidad que aunque brinda diversas prestaciones a sus asociados concernientes a la actividad profesional (cursos de capacitación, congresos. asesoramientos, laboratorios de idiomas etc) tiende a promover un clima de encuentro entre sus asociados, por ello el servicio de confitería y restaurante que funciona en sus instalaciones resulta de vital importancia y constituye un factor atractivo ara el público, generador de un clima de bienestar y comodidad, a todas luces afín a sus propósitos inspiradores de las actividades brindadas por la institución. En consecuencia, resulta incuestionable que el concesionario gastronómico provee al menor desenvolvimiento y consecución de los fines económicos del Centro concedente ya que permite el desarrollo de una importante actividad complementaria que posibilita un mejor servicio a quienes concurren a los eventos referidos, mientras que le deja un lucro económico materializado en el canon que cobra el concesionario, por lo que dicho Centro co demandado es solidariamente responsable en los términos del art. 30 LCT.
CNAT Sala X Expte nº 24452/00 sent. 11863 4/7/03 "Ortiz, Raul c/ Centro Argentino de Ingenieros y otros s/ despido" (S.- Sc.-)

Restaurante en el Centro Naval.
El Centro Naval es una entidad que persigue fines sociales y recreativos y que, en tal carácter, tiende a promover un clima de camaradería, amistad y encuentro entre sus asociados, fines para los cuales el servicio de restaurante que funcionaba en su cede, resulta de vital importancia. Debe aplicarse un criterio amplio cuando se trata de extender la responsabilidad en los casos de actividades que se hallan integradas en forma permanente al establecimiento, sean éstas la principal prestación del mismo o no. Por actividad normal no sólo debe entenderse aquella que atañe directamente al objeto o fin perseguido por la demandada, sino también aquellas otras que resultan coadyuvantes y necesarias, de manera que aún cuando fueran secundarias, son imprescindibles e integran normalmente - con carácter principal o auxiliar- la actividad, debiendo excluirse solamente las actividades extraordinarias o eventuales, más aún en supuestos como el presente, en el que no quedan dudas sobre el carácter permanente con el que el servicio de restaurante se encuentra incorporado.
CNAT Sala X Expte nº 29086/92 sent. 350 26/7/96 "Bonsi, Ermelio c/ Ibañez, Alberto y otro s/ despido" (Sc.- C.-)

Asociación cultural.
La Asociación Círculo Italiano es una asociación civil sin fines de lucro de cuyo contrato social surge que su objeto, entre otros,consiste en promover reuniones y actos de carácter social, cultural, artísticos y recreativos. Por ello, el servicio de gastronomía otorgado en concesión a la co demandada Vip Catering hace a su actividad normal y específica, correspondiendo la condena de ambas en los términos del art. 30 LCT. Especialmente si se tiene en cuenta que en el ámbito de la Asociación demandada sólo se permitía que la actividad del concesionario fuera usada por socios o invitados de éstos.
CNAT Sala I Expte nº 396/00 sent. 80922 19/8/03 "Estanislao, Alfredo c/ Vip Catering srl y otro s/ despido" (Pirr.- V.-)

Según su Estatuto, el Club de Gimnasia y Esgrima de Buenos Aires tiene como actividad específica la formación de conceptos de amor y fraternidad a la patria y a la familia, el fomento a la afición a ejercicios físicos y la prohibición de práctica de deportes en forma profesional. En tal inteligencia, no corresponde considerarlo solidariamente responsable en los términos del art. 30 LCT "en mérito a las obligaciones laborales asumidas por la prestadora del servicio gastronómico dentro del predio de aquél, sin perjuicio de que deba entenderse que dicha actividad resulta coadyuvante a su fin societario (entendiendo el carácter social que debe revestir la mencionada entidad para con sus socios), pero no constituye la actividad normal y específica de la mencionada entidad.
CNAT Sala I Expte nº 11584/01 sent. 81857 30/6/04 "Rodriguez, Marta y otros c/ Algefe SRL s/ despido" (Pirr.- V.-)

Si bien el Club Italiano no es una empresa gastronómica y como tal no puede ceder un establecimiento de esa naturaleza, sustrato de la solidaridad consagrada por el art. 30 LCT, cuando organiza banquetes, agasajos u homenajes directamente, como actividad habitual y subcontrata la faz gastronómica de esos eventos, compromete su responsabilidad respecto de los trabajadores en ellos ocupados. Distinto sería el caso si el demandante hubiera prestado servicios en el buffet que existía en tal institución, pero en el caso concreto, se desempeñaba sólo en los eventos especiales que el propio Club Italiano organizaba.
CNAT Sala VIII Expte nº 46571/95 sent. 26521 3/7/98 "Gonzalez, Valentín c/ Club Italiano Asoc. Civil y otro s/ despido" (M.- B.-)


Servicios de refrigerio en el Banco Central.
No resulta aplicable la responsabilidad solidaria del art. 30 LCT al Banco Central de la República Argentina, por las obligaciones de la empresa que prestaba los servicios de refrigerio en dicha institución, empleadora directa del trabajador, pues los mismos no constituyen una actividad propia y específica del banco mencionado, máxime cuando ellas no hacen siquiera tangencialmente al desarrollo de su objeto social.
CNAT Sala II Sent. 80002 21/11/96 "Villalobo, Eduardo c/ Organización Edisal SA s/ despido" (R.- G.-)

Concesionario. Normas de higiene.
El reconocimiento de la titularidad del establecimiento por parte de la accionada no es un dato menor en tanto permite considerar que, en principio, asume la responsabilidad por la actividad allí desarrollada, mientras no se demuestre la tercerización de dicha actividad. Asimismo, es necesario hacer hincapié, a los efectos de distinguir el verdadero concesionario, en la asunción por parte del prestador del servicio, de responsabilidades extrañas a una relación laboral, como ser la responsabilidad ante terceros contratantes (proveedores y clientes), el cumplimiento de las normas tributarias, de higiene y seguridad, de sanidad alimentaria, etc (conf. Sala III sent. 21/12/66 JA 1967-IV-488).
CNAT Sala II Expte nº 5050/91 sent. 89921 14/11/01 "Gonzalez, Juan y otros c/ Transportes Automotores Riachuelo SA s/ despido" (G.- R.-)

Salón comedor en el predio de la Sociedad Rural.
En el sub examine se encuentra acreditado que la actividad de la Sociedad Rual Argentina consiste básicamente, en la defensa, fomento y promoción de todo lo concerniente al patrimonio agropecuario del país; mientras que la de la principal se orienta a la prestación de servicios gastronómicos, tanto en la exposición agropecuaria, como allende su transcurso y, aún, en beneficio de terceros extraños a la persona de la co demandada; lo que desautoriza - prima facie- a colegir se haya configurado una hipótesis de prestación por un tercero de una "actividad normal y específica propia del establecimiento…", en el marco de una "…unidad técnica de ejecución…" entre una empresa y su contratista (arts. 6 y 30 de la LCT). (Del dictamen del Procurador General, al que adhieren los Ministros Moliné O'Connor, Belluscio, Boggiano, Lopez y Vazquez).
CSJN "Escudero, Segundo y otros c/ Nuave A SA y otro" 14/9/00.

No basta - al decir de V.E.- a afectos de la asignación de responsabilidad solidaria, la índole "coadyuvante" de la actividad para el desenvolvimiento empresario (Fallos: 316:1610), marco en el que, en el mejor de los casos, cabría situar a aquella "no fundamental" destinada a proveer, en el decir de la Alzada, "..al público asistente y a los propios socios de la entidad ruralista una serie de servicios encaminados a brindar una estada gratificante…". Máxime cuando también se ha acreditado que los actores eran dependientes de Nueve A SA, sin vinculación laboral propia con la Sociedad Rural y cuando no se ha alegado ni probado que exista vinculación y/o participación económica o jurídica entre las accionadas, más allá de la concesión a que aluden los reclamantes en el escrito inicial. (Del dictamen del Procurador General, al que adhieren los Ministros Moliné O'Connor, Belluscio, Boggiano, Lopez y Vazquez).
CSJN "Escudero, Segundo y otros c/ Nuave A SA y otro" 14/9/00.

La solidaridad del art. 30 LCT opera cuando se cede o contratan trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento, dentro o fuera de su ámbito. En el caso, la explotación del salón comedor sito en el predio que posee la Sociedad Rural Argentina, en Palermo, constituye una actividad normal de la sociedad, pero - tal como está redactado el artículo- no puede considerarse específica propia de ella. Distinto sería el caso si la actividad gastronómica se cumpliera en la sede social de la misma, para atención de lo socios de la entidad. En este caso, la actividad específica propia de esta Asociación Civil no aparece ligada al servicio de gastronomía en Palermo, limitándose a ceder en concesión el comedor para que la accionada contrate con terceros la celebración de banquetes, con la simple autorización de la entidad referida.
CNAT Sala III Expte nº 65329 sent. 48929 30/11/84 "Leytes, Raul c/ Alfonso, Juan y Miguel Casabono SRL s/ despido" (L.- VV.- G.-)

Toda vez que del Estatuto de la Sociedad Rural Argentina surge que tiene por fines velar por el patrimonio agropecuario del país y fomentar su desarrollo tanto de las riquezas naturales como de las incorporadas por el esfuerzo de sus pobladores, así como el mejoramiento de la vida rural en todos sus aspecto, no puede atribuírsele que entre tales actividades específicas se encuentre la explotación e un restaurante ubicado en el interior de su predio ferial. Más aún cuando ni siquiera todas las exposiciones o ferias que allí se desarrollan están a cargo de la aquí demandada. Por lo que no procede la solidaridad expresada en el art. 30 LCT.
CNAT Sala III Expte nº 4790/89 sent. 64809 "Ruzo Acosta, Alfredo c/ 1984 Catering SA y otro s/ despido" (G.- L.-)

Clubes .
La asignación de responsabilidad solidaria no ha sido establecida por la ley sin más requisitos que la noción de que algunas actividades resulten coadyuvantes para el desarrollo de la "empresa", puesto que, si tamaña amplitud fuera admitida mediante la interpretación judicial, caería en letra muerta no sólo el texto de la disposición, sino la posibilidad cierta de que más empresas asuman los riesgos propios e inherentes al desarrollo económico (Fallos: 361:1609, 323:2552, etc).(Del dictamen del Procurador General, al que adhieren los Ministros Fayt, Belluscio, Boggiano, Lopez y Vazquez).
CSJN "Pegullo, Pablo c/ Comedores Administrados SRL y otro s/ despido" 28/10/03.

Para que nazca esa solidaridad es menester que una empresa contrate o subcontrate servicios que complementen o completen su actividad normal y específica, de modo tal que exista una unidad técnica de ejecución entre empresa y contratista en los términos del art. 6º de la LCT (Fallos: 316:713, entre otros); extremo que no acaece en una hipótesis como la de autos que permite, precisamente, al concedente vincularse con otra empresa sin contraer - " a priori"- riesgo crediticio por las actividades de la última, que actúan en nombre propio y a su riesgo.
).(Del dictamen del Procurador General, al que adhieren los Ministros Fayt, Belluscio, Boggiano, Lopez y Vazquez).
CSJN "Pegullo, Pablo c/ Comedores Administrados SRL y otro s/ despido" 28/10/03.

Puede considerarse normal que un club como el demandado en este caso, Club Alemán de Equitación, posea en sus instalaciones un bar o confitería, pues dentro de tales instituciones la actividad gastronómica cumple un papel importante. Para más en este caso, surge entre los objetivos del club demandado el de desarrollar actividades sociales, además de deportivas como ser fiestas para loa asociados o bien para personas o entidades a las que el club alquile sus instalaciones. Por ello debe aplicarse al caso la solidaridad de la que habla el art 30 LCT.
CNAT Sala III Expte nº 51552/93 sent. 71031 15/3/96 "Ferreyra, Fernando c/ Club Alemán de Equitación Asoc. Civil y otro s/ despido" (E.- P.-)

La concesión de los servicios gastronómicos en una institución deportiva no pueden escindirse, al menos en nuestro país, y con nuestras costumbres, de la actividad recreativa y deportiva como la que se lleva a cabo en la co demandada. Tales actividades, por decirlo de algún modo, están inescindiblemente en lazadas. Es específico que haya algún buffet en los clubes y es propio de ellos tenerlo.
CNAT Sala IV Expte nº 40103/93 sent. 78028 11/3/97 "Gonzalez, Claudio c/ Eduardo Grispo y asoc. SRL y otros s/ despido" (L.- G.-)

Aunque en casos similares en los que intervine como juez de primera instancia, y en los que se debatía la responsabilidad solidaria de clubes deportivos y sociales en relación a las obligaciones laborales contraídas por los concesionarios de restaurantes y confiterías, resolví en diverso modo, las consideraciones que emergen del fallo de la CSJN en el "sublite" y puesto que no se advierten otros fundamentos ajenos a los expuestos puntualmente en la sentencia para hacer recaer la condena en el "Buenos Aires Lawn Tennis Club, se propone en definitiva la confirmatoria de la sentencia de primera instancia. (Del voto de la Dra. García Margalejo, en mayoría).
CNAT Sala V Ex`te nº 23496/96 sent. 66913 27/2/04 "Pegullo, Pablo c/ Comedores Administrados SRL y otro s/ despido" (GM.- Rodriguez.-)

Los servicios de comedor de las instituciones integran su esencia y existencia porque gracias a ellos cumplen sus fines sociales y favorecen o crean en los asociados el sentimiento de pertenencia. Este tema es especialmente delicado en la actualidad ya que los clubes logran formar un "nosotros" colectivo, tal vez pequeño, pero importante. Por ello, la condena debe extenderse solidariamente al club co- demandado. (Del voto del Dr. Capon Filas, en mayoría).
CNAT Sala VI Expte nº 18396/01 sent. 56951 8/3/04 "Funes, Margarita c/ Vallansot, María y otros s/ despido" (CF.- De la F.- FM.-)

Sólo resulta aplicable el art. 30 LCT en los casos en que se trate de la actividad normal y específica del establecimiento. En este caso, el servicio de gastronomía que prestaban los co demandados en la sede del Club Social y Sportivo Buenos Aires no hace a su actividad propia y específica ya que dicha institución tiene por objeto la actividad social, recreativa y deportiva y no la gastronómica. Por ello no procede la responsabilidad solidaria contenida en la norma citada. (Del voto del DR. de la Fuente, en minoría).
CNAT Sala VI Expte nº 18396/01 sent. 56951 8/3/04 "Funes, Margarita c/ Vallansot, María y otros s/ despido" (CF.- De la F.- FM.-)

Si bien el acceso exclusivo de los socios al restaurant que se halla dentro de la sede social del club - aunque explotado por un concesionario- puede constituir un indicio que lleva a la responsabilidad solidaria, lo cierto es que dicho restaurant es utilizado para la actividad normal y específica propia del establecimiento, tal como lo requiere el art. 30 LCT , en tanto alrededor sde sus mesas se concreta y afianza la camaradería entre sus asociados. Sino como fin, este servicio sirve de medio para la consecución de las intenciones perseguidas por la institución.
CNAT Sala VI Expte nº 4615/01 sent. 57104 20/4/04 "Chinicci, Rodolfo c/ Algefe SRL y otro s/ despido" (CF.- FM.-)

La prestación del servicio de comedor coadyuva a los fines de la entidad social donde actúa, por lo que se concluye que el club resulta solidariamente responsable de las obligaciones laborales contraídas por el concesionario, ya que es de toda evidencia su necesidad para el normal cumplimiento de sus actividades, que son esencialmente sociales. Para más, en este caso, según surge del contrato de concesión, el concedente se reservó amplias facultades de control de diversa índole que trascienden lo meramente formal en ese régimen contractual, entre otras, la calidad de la mercadería y sus proveedores, como también la posibilidad de fiscalizar la nómina de personal de los concesionarios y asimismo el cumplimiento de las obligaciones de índole laboral por su parte.
CNAT Sala VII Expte nº 5932/99 sent. 37104 30/10/03 "Blanche, Ricardo c/ Catering SA y otro s/ despido" (RB.- RD.-)

Esta Sala ha sostenido que el concepto sobre el que giran las disposiciones del art. 30 LCT es el de "establecimiento", esto es, la unidad técnica o de ejecución caracterizada por el art. 6 LCT. Es el establecimiento el que puede ser objeto de cesión. Son los trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica del establecimiento - definidos por la naturaleza de la explotación que en él se realizan, los susceptibles de ser contratados o sub contratados a terceros. En el caso, la actividad del Yacht Club Puerto Madero SA no se limita a servicios gastronómicos. La circunstancia de que complemente su actividad cediendo un espacio en concesión a empresarios del ramo no lo convierte a su vez en empresario, precisamente, concede. En consecuencia el presupuesto de operatividad del art. 30 citado es de imposible verificación práctica.
CNAT Sala VIII Expte nº 16314/00 sent. 31902 31/5/04 "Alcaraz, Angel c/ Jet Flash SA y otros s/ despido" (B.- M.-)

La CSJN ha desestimado las interpretaciones latas del art. 30 LCT. Expresamente dejó el margen las de los "contratos de concesión y distribución, en los que la actividad normal del fabricante o concedente excluyen las etapas realizadas por el distribuidor o concesionario" (Conf "Rodriguez, Juan c/ Cía Embotelladora Argentina" sent. 15/4/93).
CNAT Sala VIII Expte nº 34208/96 sent. 27328 29/12/98 "Bais Pastor c/Club Alemán de Equitación y otros s/ despido" (M.- Vilela.-)

El concepto central sobre el que gira el dispositivo del art. 30 LCT es el de establecimiento, unidad técnica o de ejecución de la realización del proceso productivo - en sentido amplio, comprensivo de la elaboración de bienes y de la prestación de servicios- que constituye el objeto de la empresa (art. 6º de la LCT). Es esta unidad el objeto de la transferencia o cesión; son los trabajos que en ella se realizan o los servicios que en ella se prestan los susceptibles de contratación o subcontratación. En ese marco, el presupuesto de la extensión de responsabilidad al Centro de Galicia de Buenos Aires, Cultural, Social y Deportivo sería la caracterización de éste como empresa gastronómica, que es el objeto de la explotación de la codemandada, en este caso. La mera circunstancia de que dicho Centro haya decidido, discrecionalmente, contratar los servicios de una empresa gastronómica - decisión plenamente lícita- obsta a la tesis de que habría contratado con los empleados de ésta, trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y especcífica del propio establecimiento.
CNAT Sala VIII Expte nº 1492/03 sent. 32231 16/11/04 "Aguiar, Sergio c/ Vicnor SRL y otro s/ despido" (M.- L.-)

Es justo el criterio amplio que extiende la solidaridad en los casos de actividades que se hallan integradas en forma permanente al establecimiento, sean éstas la principal prestación o no. Por actividad normal no sólo debe entenderse aquella que atañe directamente al objeto o fin perseguido por la demandada, sino también aquellas otras que resultan coadyuvantes y necesarias, de manera que aún cuando fueran secundarias, son imprescindibles e integran normalmente - con carácter principal o auxiliar- la actividad, debiendo excluirse solamente las actividades extraordinarias o eventuales, más aún en supuestos como el que involucra al Club Alemán de Equitación, entidad que persigue fines sociales y recreativos, para los cuales el conjunto de servicios gastronómicos resulta de vital importancia, prueba de ello es la permanencia de su implementación por largos años. Por ello debe confirmarse la solidaridad expresada en el art. 30 LCT.
CNAT Sala X Expte nº 40347/93 sent. 3522 27/3/98 "Cerdan, Bartolomé c/ Hulton, Guillermo y otro s/ despido" (Sc.- C.-)

Comedor en empresa.
Si bien la actividad específica de la demandada, en este caso (Zanella SA) es la fabricación de motocicletas, ciclomotores y artefactos para el hogar, no puede soslayarse que para el cumplimiento de sus fines empresariales debe realizar toda una serie de actividades complementarias de aquélla tenida por principal, entre las cuales por su propia decisión incluyó el servicio de comedor a su personal. Las tareas de este servicio, su bien pueden calificarse como secundarias, están integradas permanentemente al establecimiento y coadyuvan a su objetivo final, más si se tiene en cuenta que la propia demandada manifestó que la finalidad perseguida por dicho comedor era la de "brindar opciones que contribuyan al bienestar de la comunidad laboral que integra la empresa". Por ello, y teniendo en cuenta que en el caso las comidas eran abonadas por los trabajadores con vales que aportaba la propia demandada, quien además era dueña de diversos elementos (como heladeras, transportadores de comidas eta) que existían en dicho comedor, se hallarían acreditados los extremos que prevé el art. 30 LCT. (Del voto de la Dra. Porta, en minoría).
CNAT Sala III Expte nº 19763/93 sent. 73855 30/4/96 "Palacio, Alberto c/ Suchdorf, Jorge y otro s/ accidente" (P.- G.- E.-)

La ley 21297 ha restringido el ámbito material en que se operaba la solidaridad prevista en el texto original el art. 32 LCT (actual art. 30), pues ella requiere que los trabajos o servicios subcontratados sean "correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento", con lo que quedan en principio excluidas las actividades accesorias. En consecuencia, el servicio de comedor en una empresa no integra la actividad específica de quien fuera demandada en los términos del art. 30 LCT, pues la actividad normal y específica, en este caso de Zanella SA es la fabricación de motocicletas, ciclomotores y artefactos para el hogar. Si bien es cierto que la actividad gastronómica contribuye al mejor desenvolvimiento y consecución de los fines de la misma y aún cuando se ejerciera algún tipo de control como garante de la salud de sus empleados, esto no es suficiente ante la especificidad del art. 30 ya citado. (Del voto del DR. Guibourg, en mayoría).
CNAT Sala III Expte nº 19763/93 sent. 73855 30/4/96 "Palacio, Alberto c/ Suchdorf, Jorge y otro s/ accidente" (P.- G.- E.-)

Tal como tiene dicho esta Sala en "Palacio, Alberto c/ Suchdorf, Jorge y otro s/ accidente" (sent. 73855 30/4/96 ), la interpretación tendiente a confundir la actividad normal y específica del servicio de gastronomía con la correspondiente a la de una explotación diferente , aun cuando pudiese admitirse que el servicio de comedor coadyuva al mejor desenvolvimiento del establecimiento, resulta forzada y no encuentra fundamento legal dentro del art. 30 LCT.
CNAT Sala III Expte nº 5565/02 sent. 86133 9/9/04 "Brandan, Patricia c/ Schiano y Cia SA y otro s/ despido" (E.- G.-)

El servicio de refrigerio para los trabajadores de una empresa (en este caso una editorial) si bien constituye una actividad "normal" de cualquier establecimiento, no es una "actividad específica y propia" porque la empresa puede cumplir adecuadamente con su objeto, provea o no provea de refrigerio a su personal. Además, es necesario tener en cuenta que, en este caso, el establecimiento en cuestión se halla ubicado en pleno centro e esta ciudad y que en sus inmediaciones existen muchos locales de comida a los que los empleados pueden recurrir. Ello así, por cuanto distinto sería el caso si dicho establecimiento se hallara en una zona aislada o de difícil acceso que impusiera necesariamente la provisión de un servicio de refrigerio interno a fin de asegurar su normal funcionamiento. En consecuencia, en este caso, el servicio para el que concretamente se desempeñó el actor no encuadraría en las actividades a las que hace referencia el art. 30 LCT.
CNAT Sala IV Expte nº 9106/98 sent. 86378 22/2/01 "Vernazza Paganini, Patricia c/ Comidas Argentinas SA y otro s/ despido" (L.- G.-)

El servicio de comedor dentro de una empresa interesa al ritmo de producción de dicha empresa, siendo conducente a su finalidad porque los trabajadores logran un alimento sano y adecuado, pudiendo trabajar mejor. Siendo así, si dicho servicio es realizado por otra empresa (co demandada en autos) la principal es solidariamente responsable en los términos del art. 30 LCT.
CNAT Sala VI Expte nº 17846/01 sent. 55653 19/12/02 "Gigante, Sergio c/ Food & Co SA y otro s/ despido" (CF.- FM.-)

La contratación de una empresa gastronómica a los efectos de la atención del comedor para el personal no constituye cesión del propio establecimiento, dedicado, en este caso, a la eleboración de productos de la industria de la alimentación, es decir, a una actividad diferente.
CNAT Sala VIII Expte nº 31939/94 sent. 28603 8/2/00 "Aguilera, Ernesto c/ Marpaz SA y otro s/ accidente" (M.- B.-)

Restaurante del Colegio de Escribanos.
Es público y notorio que la actividad normal y específica del Colegio de Escribanos es el control de la matrícula de dichos profesionales y la prestación de servicios relacionados con la actividad de sus miembros. En tal entendimiento, el servicio de restaurante existente en su sede no hace a dicha actividad ya que no constituye una actividad normal y específica de la codemandada, pues si el restaurante no existiera, en nada afectaría al funcionamiento del Colegio. A ello cabe agregar que en este caso, dicho restaurante no es utilizado por escribanos solamente, sino que está abierto al público en general, lo que afirma su carácter accesorio y ajeno a la actividad de la accionada.
CNAT Sala III Expte nº 48629/94 sent. 74652 29/8/97 "Cardozo, Nestor c/ Emeiefe SRL y otro s/ despido" (E.- G.-)

Entidad benéfica.
Obtener fondos y distribuirlos en obras (comida, alojamiento, asesoramiento) constituyen actividades específicas de la demandada (Federación de Asociaciones Católicas de Empleadas Obra de Monseñor de Andrea), pero esta sola situación no excluye de toda responsabilidad económica a quien realiza tal tipo de actividad. Por ello, su función se extiende más allá de la mera prédica de la caridad o la solidaridad y en esto consiste su mérito principal. Por otra parte, de la prueba reunida en el caso se desprende que la explotación del establecimiento en el que se desempeñaba el actor como mozo y había sido concedido a la co demandada, debía cumplir con determinados requisitos relativos al servicio del que finalmente gozarían las asociadas de FACE e incluso garantizar un número diario de servicios sin costo alguno. Por ello, la situación encuadra en las previsiones del art. 30 LCT.
CNAT Sala III Expte nº 42915/95 sent. 79686 30/9/99 "Basualdo, Rodolfo c/ Federación de Asociacines Católicas de Empleadas Asoc. Civil y otro s/ despido" (G.- E.-)

Comedor en una escuela.
El servicio de comedor explotado por una concesión en un establecimiento educacional no forma parte de la actividad normal y específica de dicho colegio, dedicado a impartir enseñanza oficial y extraprogramática a alumnos de los niveles pre primario, primario y secundario. Sólo constituye un servicio accesorio y no esencial para el cumplimiento de los fines específicos de la institución. No es imprescindible que un colegio, como el demandado en autos, cuente con un salón comedor para que el mismo pueda cumplir eficientemente sus actividades académicas y alcanzar en tal aspecto los objetivos establecidos por las disposiciones aplicables; de hecho, existen colegios que carecen de tal servicio y, no obstante, llevan a cabo sus actividades específicas y propias (académicas) en términos razonables de eficiencia. Aún cuando el servicio de comedor, en el caso, haya revestido permanencia en el tiempo, no significa que pueda pasar a integrar las actividades propia y específicas del establecimiento educacional. (Del voto del DR. Guibourg).
CNAT Sala III Expte nº 10345/98 sent. 81926 27/2/01 "Lucena, Marta y otros c/ Canclini de Zavalía, Miriam y otros s/ despido" (G.- E.-)

La explotación de un comedor ubicado en un colegio no forma parte de la actividad normal y específica del establecimiento educativo, siempre y cuando la modalidad horaria, la ubicación del colegio y la edad de los alumnos, no torne imprescindible para éstos alimentarse allí. Pero en este caso no se ha invocado ni probado que se den circunstancias que permitan concluir que los alumnos debían imperativamente almorzar en el colegio. (Del voto del Dr. Eiras).
CNAT Sala III Expte nº 10345/98 sent. 81926 27/2/01 "Lucena, Marta y otros c/ Canclini de Zavalía, Miriam y otros s/ despido" (G.- E.-)

Si bien el objeto principal de una institución educativa es precisamente educar, no es menos cierto que coadyuva al cumplimiento de ese objeto, al punto de tornarse imprescindible, el servicio de comedor para alumnos que brindan los colegios que no son de jornada simple, lo cual también redunda en su beneficio por ser muy preciado por las familias con obligaciones laborales. Desde tal punto de vista, corresponde la condena solidaria en los términos del art. 30 LCT.
CNAT Sala X Expte nº 9366/97 sent. 9924 18/9/01 "Rodriguez, Argentina c/ Garfinkel, Voctor y otro s/ despido" (S.- C.-)

Bar ubicado en Ciudad Universitaria.
La CSJN acogiendo un dictamen del Procurador General de la Nación se ha pronunciado en autos "Escudero, Segundo y otros c/ Nueve A SA y otro" (DT 2001-98) resolviendo que la actividad gastronómica no era específica de la Sociedad Rural Argentina, pues la responsabilidad solidaria que surge del art. 30 de la LCT "no ha sido establecida por la ley sin más requisito que la noción de que algunas actividades resulten coadyuvantes o necesarias para el desenvolvimiento empresario, pues si tamaña amplitud fuera admitida mediante a interpretación judicial, caería en letra muerta no sólo el texto legal, sino la posibilidad cierta de que más empresas asuman los riesgos propios del desarrollo económico" . Esta doctrina puede aplicarse al presente caso en donde para más, tampoco se probó que la prestación del servicio gastronómico en el ámbito de la Ciudad Universitaria fuera actividad específica propia de la Universidad de Buenos Aires.
CNAT Sala IV Expte nº 28756/02 sent. 90106 24/11/04 "Colayago, Luis y otros c/ Vallejos, Leonardo y otros s/ despido" (VV.- M.-)

Servicio de hotelería en un sanatorio.
No es necesaria una mayor fundamentación para comprender que un sanatorio, que tiene pacientes internados debe suministrarles alimentación y además no cualquier comida, sino la que se adecue a las condiciones de salud de cada paciente, por lo que el cocinero debe efectuar la preparación según directivas de los dietistas del establecimiento. Por ello, no puede escindirse la actividad final sanatorial de su complemento gastronómico, por lo que si la entidad subcontrató el servicio, resulta solidariamente responsable, pues la actividad gastronómicas es indispensable para el cumplimiento de la función propia específica del sanatorio y se cumple siguiendo las instrucciones de éste.
CNAT Sala IV Expte nº 10841/00 sent. 86583 19/4/01 "Medina, Berta del Carmen c/ Natural Foods IESA y otro s/ despido" (L.- G.-)

Servicio de buffet en un hospital.
La Asociación Civil Hospital Alemán no es un establecimiento del ramo gastronómico (su objeto no es la explotación de dicho rubro) sino que brinda servicios de atención médica a los ciudadanos que allí concurren, lo que evidencia que mal puede ser condenado por los servicios de buffet que desarrollaba el codemandado para las personas que concurrían a atenderse en dicho nosocomio. La responsabilidad del empleador en estos supuestos debe ceñirse al caso que encomiende a un tercero la realización de aspectos o facetas de la misma actividad que desarrolla en su establecimiento, lo que en la especia sería un servicio "médico" y no "gastronómico" como el que ejecutaba el codemandado empleador de la trabajadora actora.
CNAT Sala VIII Expte nº 25254/99 sent. 30312 28/12/01 "Torres, Ercilia c/ Pujadas, Carlos y otro s/ accidente" (B.- M.-)


Entidad mutual.
Al menos en nuestro país y con nuestras costumbres, no puede escindirse la actividad social, recreativa y cultural de su complemento gastronómico. Y si ello es específico y propio de las asociaciones civiles que prestan tales actividades, cuanto más lo es en el caso de la entidad mutual demandada en este caso (Círculo de Suboficiales del Ejército), que en el mismo lugar está prestando un servicio de alojamiento a sus asociados. Desde esta perspectiva, la explotación del servicio gastronómico concedido en su propia sede está comprendido en el ámbito de la actividad normal y específica y propia de la mutual concedente en los términos del art. 30 de la LCT, tornándola solidariamente responsable.
CNAT Sala IV Expte nº 12489/98 sent. 87323 19/11/01 "Oliva, Carlos c/ Gayoso, Juan y otro s/ despido" (L.- G.-)

Hoteles.
No es atendible el pedido de extensión de la condena, en forma solidaria, sobre la codemandada Hoteles Sheraton Argentina SA, toda vez que la actividad de dicha co demandada, como dato de pública notoriedad, tiene como objetivo empresarial la explotación hotelera de categoría y no parece obvio ni evidente que haya incurrido en derivación o cesión de parte de "establecimiento o explotación" propio, al permitir prestar por un tercero, dentro de sus dependencias, el servicio de un "maxi kiosco".
CNAT Sala VII Expte nº 24650/99 sent. 36109 25/4/02 "García, Oscar c/ Tomasino, Nilda y otro s/ despido" (RD.- Pasini.-)

Casos de Contratación y Subcontratación -Jurisprudencia

CONTRATACION - SUBCONTRATACION

D.T. 27. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Derogación del Plenario nº 265.
En virtud de la reforma introducida por la ley 25013 al artículo 30 de la L.C.T., debe considerarse derogado el fallo plenario Nro. 265 por el cual se establecía que el artículo referido no resultaba aplicable a una relación regida por la ley 22.250. (En igual sentido: “Gutiérrez, Celestino c/Art Ed S.R.L. y otro s/ley 22.250”, S.D. 70605 del 5/6/02, del registro de la misma Sala).
C.N.A.T. S. I. S.D. 38406 del 20/02/06. Exp. 22380/03. “GONZALEZ, Abelardo R. c/AGUDIA S.R.L. y otro s/Ley 22.250”. (Pi.-Pu.).

D.T. 27 18 b) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Empresa de venta y distribución de equipos de seguridad.
Dado que el objeto social de la demandada (ADT Security Services S.A.) incluye la comercialización en cualquier forma de los sistemas de comunicación, seguridad y alarmas, esto es de los servicios que brinda, ya sea por sí o por medio de terceros intermediarios, y dado que la actora realizaba tareas de informes de ventas y telemarketing para la codemandada (The Security Group S.A.) cuyo objeto social es la distribución y venta de equipos de comunicaciones, seguridad y alarmas, resulta de aplicación a la primera lo dispuesto en el art. 30 LCT.
C.N.A.T. S. III. S.D. 87.384 del 13/12/2005. Exp. 25.595/2002. “MINDIUK, Deborah c/THE SECURITY GROUP S.A. y otro s/despido”. (P.-G.-E.).

D.T. 27.18 a) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Empresas prestadoras de servicios médicos.
Si el sanatorio donde prestaba servicios el actor (médico clínico, jefe de internación), era explotado por la codemandada; la obra social demandada funcionaba en el segundo piso del mismo inmueble del sanatorio; y el director médico de dicha obra social participaba a su vez directamente de la dirección del sanatorio, comprando insumos, e incluso en el pago de sueldos del personal (los que en algunas oportunidades fueron abonados con cheques de la obra social demandada), se puede concluir que se trata de un caso de responsabilidad previsto en el art. 30 de la L.C.T..
C.N.A.T. S. III. S.D. 87496 del 23/2/06. Exp. 24875/03. “CARPANI, Ricardo A. c/O.S.P.I.Q. y P. OBRA SOCIAL DEL PERSONAL DE LA INDUSTRIA QUIMICA Y PETROQUIMICA Y otro s/Despido”. (G.E.).

D.T. 27.18 a) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Empresas prestadoras de servicios médicos.
Al haber reconocido la obra social demandada la contratación con el personal que explotaba el sanatorio de propiedad de la codemandada, para la cobertura de las prestaciones médicas de sus afiliados, cabe entender que quedó configurado el segundo supuesto de extensión de responsabilidad previsto en el art. 30 de la L.C.T., puesto que la asistencia médica forma parte de la actividad normal y específica propia de la obra social.
C.N.A.T. S. III. S.D. 87496 del 23/2/06. Exp. 24875/03. “CARPANI, Ricardo A. c/O.S.P.I.Q. y P. OBRA SOCIAL DEL PERSONAL DE LA INDUSTRIA QUIMICA Y PETROQUIMICA Y otro s/Despido”. (G.E.).

D.T. 27 18 b. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Explotación de una estación de servicio. Contrato de locación. Ausencia de solidaridad del locador.
En la medida en que Shell no explotaba, antes de celebrar el contrato de locación con el demandado principal, la estación de servicio donde prestara servicios el actor, la situación no puede diferenciarse del caso en que un particular -en el sentido de persona ajena a la actividad petrolera-, dueño de una estación tal, la diera en locación a un comerciante interesado en explotarla, indudablemente ajeno a cualquiera de los supuestos del art. 30 LCT. Si Shell no explotaba directamente la estación de servicio de su propiedad, por ella instalada y adaptada para esa explotación, no era titular de ese establecimiento concreto, y no pudo, en el marco del art. 30 LCT, cederlo de cualquier manera y pasar a ser el “empresario principal” en la distribución de roles derivada de esa norma.
C.N.A.T. S. VIII. S.D. 32.956 del 26/12/2005. Exp. 6965/2004. “ACOSTA, Miguel Angel c/SANTILLI, Pascual Enrique y otro s/despido”. (M.-L.).

D.T. 27.18. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Tareas de construcción en empresa petrolera.
Las tareas de supervisor de obra civil de un trabajador empleado en una empresa constructora resultan coadyuvantes e imprescindibles para que otra empresa dedicada a la explotación petrolera (ambas codemandadas) pueda cumplir con su actividad normal y específica propia, ya que dichas tareas distan de ser aleatorias y eventuales, sino que son de vital importancia y complementan tal actividad dado que no se entiende de qué forma se podría efectuar la exploración y explotación de petróleo y gas, sin los trabajos encomendados a la firma constructora, consistentes en la remodelación y construcción y mantenimiento de la red de cañerías en el conducto de fluidos de la planta gasífera y petrolera.
C.N.A.T. S. I. S.D. 38406 del 20/02/06. Exp. 22380/03. “GONZALEZ, Abelardo R. c/AGUDIA S.R.L. y otro. s/Ley 22.250”. (Pi.-Pu.).

D.T. 27 18 b. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Trabajo de construcción de obras civiles y montajes para la actividad petrolera.
Toda vez que la codemandada es una empresa dedicada a la exploración y explotación petrolífera, que contrató con la demandada principal la construcción de obras civiles, la instalación y montaje de sistemas necesarios, por razones técnicas y de seguridad, para la actividad petrolera, y otros accesorios, destinados a alojamiento, no contrató con la empresa de la construcción trabajos o servicios correspondientes a su actividad específica, fraccionándola o generando una unidad técnica de ejecución entre ambas (arts. 6 y 30 LCT). En el caso el empresario de la construcción realiza la obra y, terminada y recibida, ninguna vinculación permanente establece con la explotación de la unidad productiva. De allí que no deba considerarse a la empresa petrolera solidariamente responsable en los términos del art. 30 LCT. A mayor abundamiento es doctrina plenaria la exclusión de la aplicación del art. 32 de la ley 22.250 a los efectos de responsabilizar a personas, físicas o jurídicas, que no se desempeñan como constructores de obra (Plenario N° 261: “Loza, José R. v. Villalba, Francisco, 13.12.88).
C.N.A.T. S. VIII. S.D. 33.011 del 10/02/2006. Exp. 2977/2004 “PEREIRA, Juan José c/AGUDIA S.R.L. y otro s/ley 22.250". (M.-L.).

D.T. 27 18 d. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Empresa de limpieza. Inaplicabilidad del art. 30 LCT.
Teniendo en cuenta que el art. 30 LCT gira en torno al concepto de establecimiento, unidad técnica o de ejecución de la realización del proceso productivo (elaboración de bienes y prestación de servicios), que constituye el objeto de la empresa (art. 6 LCT), permite sostener que la mera circunstancia de que Provincia Seguros S.A. haya decidido discrecionalmente contratar los servicios de una empresa que brindara servicios de limpieza -decisión lícita, ya que no es una empresa de limpieza- obsta a la tesis de que habría contratado con los empleados de ésta, trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica del propio establecimiento. De allí que no quepa la condena solidaria en los términos de dicho art. 30 LCT.
C.N.A.T. S. VIII. S.D. 32.932 del 9/12/2005. Exp. 14.058/2004. “BARRIOS, Patricia Liliana c/ORGANIZACION SUINDA S.R.L. y otro s/despido”. (M.-L.).

D.T. 27 18 d. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Empresas de limpieza. Inaplicabilidad de la CCT 281/96 y 74/99 a la actividad de una empresa prestadora de seguros.
No cabe considerar solidariamente responsable a Provincia Seguros S.A. respecto de los servicios de limpieza prestados por la subcontratista, toda vez que no le alcanzan las CCT 281 y 74/99 por no corresponder a su actividad principal, ni por haber estado representada en el órgano negociador de dichas normas convencionales. Ello sucede, cuando las disposiciones contenidas en las convenciones colectivas de trabajo se encuentran dirigidas a las empresas que, directamente, o representadas por una asociación patronal de la actividad, o por integración del órgano negociador -en ejercicio de facultades acordadas por el art. 2 de la ley 14.250 y del Decreto 199/88- intervinieron en la negociación.
C.N.A.T. S. VIII. S.D. 32.932 del 9/12/2005. Exp. 14.058/2004. “BARRIOS, Patricia Liliana c/ORGANIZACION SUINDA S.R.L. y otro s/despido”. (M.-L.).

D.T. 27 18 c. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Gastronómicos. Servicio de comedor explotado en un hipermercado.
Si bien el actor se desempeñó como ayudante de cocina en el servicio de comedor de la sociedad Carrefour Argentina S.A., dicho servicio era explotado por su empleador Natural Foods I.E.S.A. y es necesario considerar que Carrefour Argentina S.A. no es un establecimiento del ramo gastronómico por lo que no puede ser condenada en los términos del art. 30 LCT por los servicios de comedor a cargo de Natural Foods I.E.S.A. para las personas que concurrían a dicho establecimiento. La responsabilidad del empleador en estos supuestos debe ceñirse al caso que encomiende a un tercero la realización de aspectos o facetas de la misma actividad que desarrolla en su establecimiento, lo que en la especie sería, entre otras, “explotación de hipermercados y en general negocios para la venta de todo tipo de mercaderías” y no “gastronómico” como el que ejecutaba la demandada Natural Foods I.E.S.A. empleador del accionante.
C.N.A.T. S. VIII. S.D. 32.977 del 29/12/2005. Exp. 20.143/2004. “PORTAL, BenjamÍn Felipe c/NATURAL FOODS I.E.S.A. y otro s/despido”. (M.-L.).

D.T. 28.18 f) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Telecomunicaciones. Empresa de venta de telefonía celular móvil.
Si la codemandada C.R.M. S.A. se dedicaba a la venta de telefonía celular móvil, y la otra codemandada –Call Center Systems S.R.L., empleadora del actor- a su vez le prestaba servicios a aquélla, debe colegirse la existencia de la cesión de la actividad normal específica y propia de la codemandada C.R.M. S.A. a favor de la empleadora. Ello demuestra que entre ambas existió “la unidad técnica de ejecución” que menciona el art. 6º de la L.C.T., lo que lleva a propiciar la condena solidaria emergente del art. 30 de dicha ley. (En igual sentido: “Albertal, Patricia E. c/Cellular Time S.A. y O. s/Despido”. S.D. 7877 del 30/8/00, del registro de la misma sala).
C.N.A.T. S. IX. S.D. 13106 del 3/2/06. Exp. 13401/03. “ZAMBIANCHI, Rodolfo c/D.B.C. S.A. y otros s/Despido”. (P.-Z.R.).

D.T. 27 18 f. Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Telecomunicaciones. Empresa de servicios de telemarketing.
No cabe admitir la responsabilidad solidaria de Telecom Argentina S.A., en los términos del art. 30 LCT, respecto de la empresa con la que habría contratado la realización de campañas de telemarketing de sus productos de larga distancia y de Arnet, toda vez que ello implicaría caracterizar a Telecom como empresa comercializadora de servicios, que no es en realidad su giro comercial.
C.N.A.T. S. VIII. S.D. 32.974 del 29/12/2005. Exp. 18.813/2002. “SOSA, Laura Malvina Alejandra y otro c/CALL SERVICE PROVIDER S.A. y otro s/despido”. (L.-M.).

D.T. 27 18 f) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Telecomunicaciones. Explotación del servicio de radiocomunicación móvil celular.
Resulta solidariamente responsable, en los términos del art. 30 LCT, Telecom Personal S.A. por la explotación del servicio de telefonía móvil celular que llevara a cabo la agencia comercial codemandada. Ello así, pues dichas agencias en la práctica no se han limitado a la venta de aparatos y accesorios, sino que han comercializado también líneas telefónicas según el esquema de ventas diseñado por la principal (Telecom Personal S.A.).En este sentido no se desconoce que las empresas pueden segmentar su actividad (tercerizar determinadas facetas que integran la unidad técnica de ejecución), pero el art. 30 LCT en tales casos establece que, ante la delegación de “trabajos o servicios correspondientes a la actividad normal y específica propia del establecimiento”, la principal responde por las deudas laborales que contraen sus contratistas. (Del voto de la Dra. González que cambia su criterio sobre el tema).
C.N.A.T. S. II. S.D. 94.023 del 22/12/2006 Exp.13.955/2000 “RODRIGUEZ, Alicia Mercedes c/TECNO CONSULT S.A. y otros s/despido”. (G.-V.V.).

D.T. 27 18 g) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Transporte de mercaderías.
Toda vez que la actividad específica de la codemandada (refinería de maíz) comprende la elaboración de distintos productos comestibles para su posterior comercialización, no resulta posible cumplir con esta última etapa de su actividad sin hacer uso de los medios de transporte de los accionantes, que lleven la mercadería a los clientes, de lo que resulta usual que las mercaderías por ellos adquiridas le sean entregadas en la sede de sus respectivos negocios. Por ello cabe considerar solidariamente responsable en los términos del art. 30 LCT a la codemandada toda vez que el transporte de mercadería constituye una actividad normal y específica de la misma.
C.N.A.T. S. III. S.D. 87.461 del 15/02/2006. Exp. 8.264/2004. “NOCITO, Roberto y otro c/TIBBETT & BRITEN GROUP ARGENTINA S.A. y otro s/despido”. (E.-P.).

D.T. 27 2 Contrato de trabajo. Choferes y fleteros. Tareas de distribución de mercaderías. Existencia de relación de dependencia.
La circunstancia que el actor contara con vehículos de su propiedad para la realización de sus labores, no basta para conceptuarlo como empresario, pues es verosímil concluir que justamente dicha propiedad posibilitó su acceso al empleo, permitiéndole cumplir a la accionada con la distribución de los productos que comercializaba. El hecho de que el actor emitiera facturas, que el pago del seguro del camión fuera descontado de la facturación que se le abonaba periódicamente, no sólo no desvirtúa la existencia de una relación de dependencia sino que son exigencias del dador de trabajo que de ese modo pretende sustraerse a la aplicación de las normas imperativas del derecho del trabajo.
C.N.A.T. S. III. S.D. 87.461 del 15/02/2006. Exp. 8.264/2004. “NOCITO, Roberto y otro c/TIBBETT & BRITEN GROUP ARGENTINA S.A. y otro s/despido”. (E.-P.).


D.T. 27 18 b) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos especiales. Concesionaria de automóviles.
Resulta solidariamente responsable Ford Argentina S.C.A. junto con la concesionaria Automotores San Telmo S.A. frente al actor que se desempeñaba como jefe de administración de ventas en esta última, pues Ford Argentina S.C.A. además de fabricar vendía las unidades en las condiciones que ella misma fijaba por medio de terceros (en el caso, la concesionaria).
C.N.A.T. S.III. S.D. 87.286 del 10/11/2005. Exp. 28244/2003. “Segovia, Jorge Antonio c/Automotores San Telmo S.A. y otro s/despido”. (P.-E.).

D.T. 27 18 b) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Cajera en los locales de Farmacity S.A. que realiza las cobranzas mediante el sistema de Pago Fácil.
El hecho de que la trabajadora prestara servicios de cajera repositora en los locales de su empleadora Farmacity S.A. realizando las cobranzas de sus productos y además las de los servicios abonados por los clientes mediante el Sistema de Pago Fácil, no habilita sostener la solidaridad de ésta última empresa en los términos del art. 30 L.C.T.. Para ello se requiere apreciar si tal prestación es la exclusiva o al menos la principal del trabajador. Si ella constituye, como en el caso, apenas un accesorio de las obligaciones que el trabajador cumple para beneficio único de su propio empleador, resulta excesivo interpretar que el dependiente está, como tal, “ocupado en la prestación de dichos trabajos o servicios” en grado suficiente para determinar la responsabilidad solidaria de Pago Fácil.
C.N.A.T. S.III. S.D. 87.171 del 30/09/2005 Expte. N° 2.346/2003. “ZALAZAR, Blanca Carina c/FARMACITY S.A. y otro s/despido”. (G.-P.).

D.T. 27 18 b) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Mantenimiento y reparación de trenes y vagones.
Metrovías resulta solidariamente responsable en los términos del art. 30 L.C.T., en la medida en que el mantenimiento y reparación de los vagones y trenes constituye una actividad inescindible para la empresa concesionaria del servicio, a tal punto que sin un adecuado mantenimiento de las unidades no puede cumplir con su actividad normal y específica, que es precisamente brindar el servicio de transporte.
C.N.A.T. S.III. S.D. 87.129 del 23/09/2005 Expte. N° 3.209/2003. “FRANCO, Sandro Roberto y otros c/CARRIL, Roberto y otros s/despido”. (E.-G.).

D.T. 27 18 b) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Casos particulares. Supermercados. Distribución de mercaderías a domicilio.
La distribución de mercaderías a domicilio es accesoria a la actividad de su venta y si bien es cierto que ésta se mantendría sin la existencia de la primera, no lo es menos que el supermercado demandado mantiene tal actividad en modo permanente. Dicha permanencia e integración a la actividad principal, coadyuva al logro del objeto final, pues no puede negarse que los clientes concurren a la compra de mercaderías con la certeza de que éstas pueden llegar a sus domicilios a través del servicio que la propia demandada –supermercado- ofrece. De allí que el supermercado deba responder solidariamente en los términos del art. 30 L.C.T..
C.N.A.T. S.I. S.D. 83.073 del 29/09/2005 Expte. N° 10.803/02. “PAZ, Luis Marcelo c/PRESAND S.A. y otros s/despido”. (P.-Pi.).

D.T. 27 18 d) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Empresas de limpieza. Servicio de limpieza prestado en un banco.
A fin de que nazca la solidaridad prevista por el art. 30 de la L.C.T. es menester que una empresa contrate o subcontrate servicios que complementen o completen su actividad normal. En tal sentido, los trabajos de limpieza efectuados en las oficinas de un banco son accesorias y conceptualmente escindibles de la actividad financiera específica desarrollada por un banco y no comprometen la responsabilidad solidaria de la “entidad”, ya que no pueden identificarse como “actividad normal y específica”.
C.N.A.T. S.III. S.D. 87.126 del 22/09/2005 Expte. N° 7.670/2004. “APAZA, Estela virginia c/LINE Service S.A. y otro s/despido”. (E.-G.).

D.T. 27.18 d) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Empresas de limpieza. Servicio de limpieza prestado en una empresa aseguradora.
El concepto central sobre el que gira el dispositivo del artículo 30 L.C.T. es el de establecimiento, unidad técnica o de ejecución de la realización del proceso productivo que constituye el objeto de la empresa (art. 6 ley citada). Provincia Seguros S.A. –sociedad dedicada a la actividad aseguradora- no es un establecimiento del ramo de limpieza (su objeto no es la explotación de dicho rubro), lo que evidencia que mal puede ser condenada por los servicios de limpieza a cargo de Organización Suinda S.R.L.. La responsabilidad del empleador en estos supuestos debe ceñirse al caso que encomiende a un tercero la realización de aspectos o facetas de la misma actividad “aseguradora” y no de “limpieza” como el que ejecutaba el codemandado empleador del accionante.
C.N.A.T.. S.VIII. S.D. 32758 del 21/9/05. Exp. 13901/04. “DORADO, María Elvira c/ORGANIZACIÓN SUINDA S.R.L. y otro s/Despido”. (M.C.).

D.T. 21 18 f) Contrato de trabajo. Contratación y subcontratación. Solidaridad. Telecomunicaciones. Programador en el sector de cobros y facturación de Telefónica.
Si bien el actor desarrollaba tareas como programador de la demandada, lo cierto es que lo hacía en el sector de cobros y facturación de Telefónica, resultando la facturación y el cobro de servicios inescindibles de la naturaleza y finalidad de dicha empresa. Las tareas del actor constituyen un engranaje imprescindible para la obtención del objetivo empresario y en tal contexto resulta solidariamente responsable Telefónica de Argentina en los términos del art. 30 L.C.T..
C.N.A.T. S.I. S.D. 83.016 del 14/09/2005 Expte. N° 4.495/03. “BUSCAGLIA, Pablo Esteban c/DYNAMIC S.A. y otro s/despido”. (Pi.-V.).

D.T. 27.18. Contrato de trabajo. Contrato de franquicia. Solidaridad.
La venta por terceros de los productos alimenticios que elabora la franquiciante (bajo determinadas pautas y condiciones establecidas previamente en el contrato de franquicia) hace a su actividad propia y específica y a la comercialización de los mismos. Admitir lo contrario implicaría aceptar que un fraccionamiento artificial del ciclo comercial le permitiera a la primera desentenderse de obligaciones que la legislación laboral y previsional ponen a su cargo. (En igual sentido, la misma Sala en “Escalante, Patricia S. c/Grupo Meflur S.A. y otro s/Despido”; S.D. 37.545 del 19/5/04).
C.N.A.T.. S.VII. S.D. 38771 del 21/9/05. Exp. 2849/03. “PEREYRA, Liliana María del M. c/ARISTA, Marcelo D. y otro s/Despido”. (R.B.-F.).

This page is powered by Blogger. Isn't yours?